lunes, 4 de septiembre de 2017

Sarah Moon, Now and Then



Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español
Calle Jorge Guillén, 6, 47003 Valladolid
Del 31 de Agosto al 5 de Noviembre de 2017



Desde el 31 de Agosto las salas 1 y 2 del Museo Patio Herreriano de Valladolid, presentan la exposición "Now and Then" de la mítica fotógrafa Sarah Moon. Ésta es la primera exposición individual que un museo dedica en España a la afamada fotografa de referencia internacional.

Nacida en Inglaterra en 1940 de padres franceses de procedencia judía, Sarah Moon, cuyo verdadero nombre era Marielle Hadengue, comenzó a fotografiar mientras trabajaba como modelo en Londres en los años sesenta. Lo que comenzó como un juego, una forma de pasar el tiempo realizando  instantáneas tras bambalinas, evolucionó rápidamente hacia imágenes estilizadas y  únicas concebidas de una manera diferente a lo que los fotógrafos de moda masculinos habían realizado hasta el momento.  Evitando la mirada tradicional de la moda y la estética directa de la fotografía comercial, Moon se centró en cambio en la creación de ambientes mundanos, a menudo involucrando una narrativa escenificada en la que la moda jugó un papel de apoyo, más que un motivo a resaltar. Ya sea para las imágenes de Vogue, Elle, Harper's Bazaar o  Marie Claire, medios para los que trabajó,  Moon trascendió los límites de la página impresa, creando un estilo personal que la situó rápidamente entre los fotógrafos más solicitados.



Hacia 1979, Moon estaba inmersa no sólo en su exigente carrera comercial, sino también en hacer fotografías fuera de los confines del mundo de la moda y el comercio. Cuando se le preguntó qué es lo que más le interesaba de la fotografía, Moon afirmó: "Creo que la relación entre la fotografía y el tiempo, la constante alusión a la pérdida, a la memoria, a la muerte ... esa extraña alquimia entre el deseo y el azar.” Es sin duda esta extraña alquimia la que impregna su trabajo y transforma la realidad, dando lugar a fotografías que, aunque a menudo coquetean con principios surrealistas, poseen una belleza y una elegancia profundas.


Moon fue galardonada por The International Center of Photography’s Infinity Award  for Applied  Photography  en 1985 y recibió el Gran Premio Nacional de la Fotografía en 1995. Su trabajo se puede encontrar en numerosos museos y colecciones incluyendo el Centro George Pompidou, en París; el George Eastman House, Rochester; The J. Paul Getty Museum, Los Angeles ; el Museo Ludwig, de Colonia y el Rijksmuseum, en Amsterdam. Ha publicado varios  libros entre los que se incluyen Improbable Memories (1980), Little Red Riding Hood (1986), Vrais Semblants (1991), Inventario 1985-1997 (1997), Photopoche (1998) y 1,2,3,4,5 (2008).



En 1979 Moon comenzó a experimentar con la realización de cortometrajes y fue galardonado con el Grand Prix Lion d'Or en Cannes ese mismo año. En 1995 realizó un documental sobre el fotógrafo Henri Cartier-Bresson con el que mantenía una gran amistad. También realizó un documental sobre la vida de su compañera de oficio y amiga Lillian Bassman, que al igual que ella mostró un temprano interés por las formas puras de la fotografía lo cual la llevo a abandonar el mundo de la moda y a iniciar proyectos más personales.
                                                                               
Sarah Moon actualmente trabaja y reside en París con su marido Robert Delpire, editor, director artístico, comisario de exposiciones, productor de películas y fotógrafo francés, que a menudo colabora con ella y que es  conocido, entre otras cosas,  por haber editado libros de la mayor parte de los genios de la fotografía del siglo XX y por ser creador y director de la colección Photopoche, la colección de libros fotográficos más vendida en el mundo.







martes, 25 de julio de 2017

LA ARGENTINA ADRIANA LESTIDO Y CHEMA MADOZ EXHIBEN SU OBRA DENTRO DE LA SECCIÓN OFICIAL DE PHOTOESPAÑA 2017 EN SALAS DE CASTILLA LA MANCHA


La Comunidad de Castilla – La Mancha se suma por segundo año consecutivo de forma íntegra a la Sección Oficial de PHotoESPAÑA, Festival internacional de fotografía y artes visuales con las exposiciones Ellas, nosotras, vosotras, de Adriana Lestido y La naturaleza de las cosas, de Chema Madoz. La primera visitará el Museo de Santa Cruz de Toledo y el Museo de Ciudad Real, mientras que la muestra de Madoz se podrá visitar en la Sala de Exposiciones de la Escuela de Arte José Maria Cruz Novillo, de Cuenca y en el Centrro Cultural La Asunción, de Albacete Durante el mes de noviembre, ambas muestras coincidirán en el Museo de Guadalajara.

El Museo de Santa Cruz de Toledo acogerá hasta el 27 de agosto la exposición Ellas, nosotras, vosotras de Adriana Lestido (Buenos Aires, 1955). La muestra propone un recorrido vital por más de 30 años de la fotógrafa argentina.


Se trata de un corpus en blanco y negro que integra fotografías desde 1986, de sus primeras series en el Hospital Infanto Juvenil, y llega hasta fines de los 90 con madres e hijas de todas sus investigaciones, incluyendo las de Madres de Plaza de Mayo y las de La Salsera, sus más icónicas. La muestra cuenta también con imágenes inéditas y otras que no se han exhibido desde hace más de 20 años. Hospital Infanto Juvenil, Madres adolescentes, Mujeres presas, Madres e hijas y El amor son algunas de las series representadas en la exposición.

La selección de obra gira en torno a la mujer y abarca grandes temas de su carrera como el amor, el desamor, la soledad o la maternidad. Las imágenes de todo este trabajo hablan sobre la belleza, la esperanza y la profundidad de su estética. Indagan en las representaciones sobre las mujeres, en sus relaciones y en los modos de quererse: como madres, como presas, como hijas, en soledad, acompañadas, jugando, riendo u observando.



Para Lestido, la fotografía es una herramienta que le permite comprender el misterio de las relaciones humanas. A partir de sus imágenes en blanco y negro, la autora documenta la intimidad y delicadeza de sus personajes desde una perspectiva social. La separación y la ausencia son temas claves dentro de una obra, que más allá de la realidad, retrata las emociones. La autora considera la forma y la estética tan importantes como el discurso fotográfico en todos los ámbitos que fotografía ya sean retratos de personas en situaciones de crisis o escenas poéticas de paisaje y naturalezas muertas.

Sus primeros ensayos fotográficos están claramente influenciados todavía por el fotoperiodismo, como testimonio social, dentro de la tradición de la fotografía documental. A continuación, las imágenes se vuelven cada vez más subjetivas e incorpora paisajes a los que retrata como reflejos de estados internos.


Adriana Lestido (Buenos Aires, 1955), es una figura sobresaliente de la fotografía argentina contemporánea. Fue la primera fotógrafa argentina en recibir la prestigiosa beca Guggenheim. Su trabajo es reconocido a nivel nacional e internacional, Entre numerosas distinciones, en 1991 obtuvo la beca Hasselblad, en 1995 la beca Guggenheim —otorgada por primer vez en fotografía en Argentina—, en 1997 el Premio Mother Jones, en 2009 el Gran Premio Adquisición del Salón Nacional de Fotografía, el Premio Mother Jones de Estados Unidos y el Premio Konex de Argentina. En 2010 recibió la medalla del Bicentenario y fue nombrada Personalidad Destacada de la Cultura de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.


Su obra integra colecciones de museos de la Argentina, Estados Unidos, Venezuela, Francia, España, Alemania y Suecia. Es autora de diversos ensayos y libros, incluyendo Mujeres presas (2001 y 2007), Madres e hijas (2003), Interior (2010), La Obra (2011), y Lo Que Se Ve (antología, 2012).


Por su parte,  la Sala de exposiciones de la Escuela de Arte José María Cruz Novillo en período de julio-agosto 2017, el Centro cultural La Asunción: octubre-noviembre 2017 y el Museo de Guadalajara: noviembre 2017-enero 2018, acogen la exposición de Chema Madoz, La Naturaleza de las Cosas.

Esta exposición ofrece una panorámica de la obra de Chema Madoz y permite descubrir los procesos mentales e intelectuales de donde surgen sus imágenes y aquellas fuentes que han inspirado la construcción de su lenguaje creativo En La Naturaleza de las cosas, Madoz explora combinaciones variadas, desplazamientos y metamorfosis a las que somete a los objetos para mostrar sus relaciones escondidas. Una exposición que pone de manifiesto el gran papel que la naturaleza juega en su obra.


Aunque el objeto es parte fundamental en la obra de Chema Madoz, si miramos su trayectoria, podemos observar el gran papel que cobra en ella la naturaleza. Chema Madoz opera con la naturaleza de la misma manera en que lo hace con los objetos, buscando asociaciones, parentescos, combinaciones, yuxtaposiciones, encuentros fortuitos. Ajeno a las clasificaciones habituales, trastoca las reglas y deja vagar la imaginación. Desplegando su fantasía, funde los reinos animal, vegetal y mineral dando lugar a un reino propio en el que transforma hojas, ramas, maderas, plantas, flores, piedras ofreciendo las combinaciones más inesperadas.

A veces lo hace cambiando su función ; una pareja de guindas simula los pesos de una balanza. Otras haciendo asociaciones insólitas, unas notas de la caligrafía japonesa se convierten en las ramas de un sauce llorón. Y en ocasiones, los objetos, al situarlos en un escenario distinto, se convierten en elementos de la naturaleza, un dedal hace las veces de una maceta o los tiestos el tronco de una palmera.